Sospechosos Habituales


JR Despuig
(Girona, 1975) Administrativo por sueldo, junta-palabras por vocación y crea-juegos en el futuro. Co-creador de Dracs (el nuevo se entiende), y a quien hay que echarle las culpas si la campaña es mala. También co-creador de un módulo de Aquelarre para la revista Nivel 9 (supongo que para ver si eramos muy malos, o no) junto a Albert Tarrés Figueras.
Empezé a jugar a rol con Aquelarre a los 17, hace 24 años ya, y hubo un momento en el que creo que habíamos jugado todo lo que había de Aquelarre en el mercado. Luego me tocó dirigir, algo creado por mí, nuevo, y al acabar la aventura nuestro DJ e iniciador al mal (a esto del rol quiero decir) me dijo: “Toma, prueba esto (MERP) y luego ya veremos”. Pues vimos Rolemaster, La Llamada, D&D, Mutantes, etc. Pero la niña de mis ojos ha sido y siempre será Aquelarre.
Ahora estoy dando mi humilde opinión sobre un par de juegos que quizás les suenen, Villa y Corte (Antonio Polo) y Kobold (Manel Estruch), ambos autores de este blog y espero en un futuro próximo darle forma a un juego de mesa de tintes medievales.



Juan Pablo Fernández del Río 
(Córdoba, 1980) Psicólogo, músico, escritor y latinista, conoció los juegos de rol a finales del siglo pasado, y cuando le presentaron Aquelarre, ya no siguió buscando. En los años de sequía (2002-2010) produjo mucho material para el juego, y lo siguió haciendo cuando salió la tercera edición, para la cual escribió la aventura interactiva Specus Vespertilionis. Más tarde ganó un concurso de módulos, de resultas del cual se publicó su aventura Apocalypsis en el libro Legendarium Inferni. Además, participa como traductor de latín en las obras de la nueva edición.
Su otra pasión son los librojuegos, los cuales recopila en su blog La fortaleza de Manpang. Ha publicado dos, uno de los cuales está claramente inspirado en Aquelarre: La Cofradía (Editorial Suseya), ambientado en la Granada musulmana del siglo XIV.



Luis Gil
Rolero cuarentón que todavía le da por dar saltitos por el pasillo. Veleta profesional, o técnico electromecánico, según temporada. Aficionado a lo habitual en roleros: literatura, fantasía, comics, videojuegos, historia. Demasiadas cosas.
Empecé a jugar a rol en el bachillerato refugiado entre los amigos de catorce años de mi hermano pequeño. Uno de ellos fue quién le presentó el recién publicado Aquelarre, dejando atrás una aventura mecanografiada y una ilustración que veinticinco años después no le he podido devolver. Desapareció para no saberse más. Yo no tuve nada que ver; lo juro. Desde entonces dirijo Aquelarre con mi grupo de amigos, que usa el rol como pegamento para mantenerse unido. Tras una larga etapa de abandono, he retomado el juego que tanto tiempo me ha quitado y tanta vida me ha dado (y al que nunca he jugado), iniciando varios proyectos que quizás, gracias a verme invitado a participar en este blog, consiga sacar adelante.
“Señor, no dejes que la cague”


Manel Gómez
(Cerdanyola del Vallés 1987) Entrenador de fútbol de profesión, rolero por pasión. Conoció Aquelarre en 2002, en el instituto, cuando al levantar la tapa de la fotocopiadora para hacer copias de las tablas de MERP, vio una hoja de personaje donde ponía "Aquelarre" (la hoja de personaje de la edición de JOC en catalán). Se compró la segunda edición a color y empezó a dirigirlo a sus amigos (donde ahí sigue). Como fan infatigable de la obra de Ricard fue completando la colección del juego consiguiendo todo el material de Joc (incluido el inédito Angelicum Natura que fue impreso gracias a la maquetación de Albert Tarres), todo lo de Nosolorol y casi todo lo de segunda edición.
Oficialmente no ha publicado nada del juego, pero ha colaborado humildemente de forma no oficial con material compartido en su blog. Así mismo colabora con Vieja Escuela, ha colaborado con el Gazzeter de la Marca del Este añadiendo su granito de arena, ha trabajado en la creación de la Mazmorra de los 1000 Sepulcros y está acabando de dar los últimos retoques a Kobold el juego de rol de fantasía que está desarrollando.


Christian González
Más conocido como Christian Vilar (Icod de los vinos, 1972). Zoólogo de formación, fotógrafo freelance y currante del Gobierno de Canarias, además ha trabajado como diseñador web, escritor y traductor entre otras cosas. Se inicia en el mundo del rol en los años 80 con juegos de fantasía medieval que modifica para que sean más medievales que fantásticos, así que cuando sale Aquelarre lo adopta inmediatamente. Forma parte de la primera comunidad online del juego, donde conoce a muchos aficionados y a Ricard Ibánez, lo que acaba desembocando en el suplemento Ars Medica, la web de La Cofradía Anatema y otras colaboraciones.
En el mundo de los juegos, además, es el responsable de la creación de la Asociación Nacional Conf'federación del Dragón Rojo, dedicada a los juegos con miniaturas, y será uno de los traductores de todos los juegos de Rackham hasta el cierre de esta empresa. Además ha creado algunos blogs temáticos dedicados, por ejemplo, al juego del rol El Anillo Único o a los wargames de la Segunda Guerra Mundial. 




Ricard Ibáñez
Ricard Ibáñez es el original seudónimo de Ricard Ibáñez, un entusiasta de la Historia, pionero de los juegos de rol y narrador de historias vocacional, que en 1990 conjugó todas sus pasiones en Aquelarre, el primer juego de rol profesional español, que actualmente, tras tres ediciones (y cuatro editoriales) sigue vivo en las tiendas (tres de las cuatro editoriales, de vivas poco, pero la actual, Nosolorol, tiene más moral que el Alcoyano y un optimismo a prueba de bombas).
Ricard ha cultivado también la novela, el ensayo, el relato corto, la traducción (del francés), ha guionizado cómics y ha hecho varias cosas más que se niega a confesar. Como él dice: "Si algo no te divierte, no te has comprometido hacerlo o no vas a ganar nada con ello, ¡NO LO HAGAS!"


 


Antonio Polo
(Córdoba, 1974) Historiador del arte frustrado, administrativo en funciones y rolero de pro, conoció Aquelarre en el año 90 gracias a la primera edición del juego y a las buenas artes de un gran amigo. Convertido él mismo en Director de Juego con la segunda edición, participó en diversos suplementos del juego hasta que publicó Descriptio Cordubae, un tomo maldito que hechizó a Ricard Ibáñez hasta tal punto que le llevó a confiarle la tercera edición de su más querido hijo. Por suerte, una extraña confluencia de estrellas y pedradas de colaboradores le llevaron al buen camino y consiguió entregar a tiempo una edición que ya tiene a sus espaldas seis años de buen hacer.
Desde entonces ha dedicado sus esfuerzos roleros a publicar alguna que otra ayuda desde su blog personal, RoleQuest, un suplemento de aventuras para el juego, Decamerón, y ahora anda investigando y pergeñando una nueva edición del clásico Villa y Corte. Esperemos que continúe la confluencia de estrellas, que falta le va a hacer...



Miguel Ángel Ruiz
Hace veinticinco años, el bueno de Miguel Ángel Ruiz se encontró con cierto libro azul que le haría pasar muy buenos ratos y con el tiempo le llevó a cierta lista de correos donde se encontraría con otros aficionados (los de aquí ya saben cual), que despertarían su inspiración, y donde compartiese ciertas ayudas que tiempo después desembocase en el antiguo suplemento Grimorio. Algo bien tuvo que hacer cuando tiempo después se le propuso el escribir cierto libro de alquimistas llamado Ars Magna e incluso terminase metiendo mano en algún asunto cabalístico...
Y tras esto, poco más, hasta cierto día que Maese Polo requirió de sus servicios para la tercera de edición de Aquelarre, tras lo que tuvo que desempolvar la espada de nuevo y volver al camino…, y ya que tenía que desempolvar, recuperó un manuscrito que escribio en sus ratos libres sobre asuntos que él pensaba pendientes, y se lo ofrecio a Nosolorol para la nueva edición, que finalmente se convirtio en dos suplementos que algunas de vuestras mercedes ya conoceran como Ars Malefica y Daemonalatreia. Y tras lo expuesto, ante la nueva llamada a las armas de Maese Polo, otro que vuelve a las andadas...



Albert Tarrés
Nacido en Girona el 1973. Estudiante de ciencias con titulación que nunca ha servido para nada. Avido devorador de cómics, libros, películas y series...entre otras cosas. Amante de la historia y de las historias. Iniciado al rol por un primo a La Llamada de Cthulhu. Jugador de AD&D, Runequest y Rolemaster principalmente hasta caer en sus manos la segunda edición de Aquelarre tras una laaaaaarga conversación birras en mano con tres amigos (JR Despuig, Roberto y al que conocía como Davidín) de las maravillas de ese juego.
Nada fue lo mismo desde entonces y tras retomar el habito de jugar tras años de sequía, vino la etapa de dirigir...y tras eso vino la creación del blog Aquelarredvanced, primero para consumo propio y pronto para poner el juego al alcance de todos. Una cosa llevó a la otra y se atrevió a escribir, mucho a pluma compartida (con Iago y JR Despuig principalmente) habiendo publicado aventuras y ayudas varias para el juego, unas veces en los blogs personales y otras en el fanzine Dramatis Personae o más recientemente en la revista Nivel 9. Y tras darse la correcta alineación de los astros vino el encargo de Dracs... El resto forma parte de otras historias y deben ser explicadas alrededor de una mesa, con buena compañia y buena bebida (y si acontece con dados...).

 

Joaquín Torrecilla
Nacido en una noche de lluvia (no por eso tenebrosa) en Madrid de 1981. Rolero, bibliófilo, cinéfilo ochentero y deportista apasionado, desde una edad temprana descubre que la imaginación es la herramienta más importante de su propio ser, dando vida a innumerables personajes y aventuras con los que poder deleitarse en su afición por los juegos de rol, la escritura, la novela histórica y la literatura fantástica. Su andadura por Aquelarre comienza con la primera edición del juego, dirigiendo aventuras desde entonces hasta la fecha, lo cual le introduce de lleno a descubrir lugares mágicos y siniestros por todos los rincones del mundo, ya que viajar como él mismo etiqueta, es uno de sus tres mayores placeres. Con 13 años da vida a una pequeña asociación (Sombragris) en su localidad natal junto con sus amigos en tiempos tenebrosos, aun asi organizan eventos y torneos de toda índole.
Gracias al Arcángel San Miguel o al mismísimo ángel caído, conoce a Ricard Ibáñez en un caluroso verano, comenzando el testeo de las reglas de la última edición del decano de los juegos de rol españoles. Durante años deja de lado Aquelarre para embarcarse en aventuras de capa y espada, aplicándose casi en su totalidad en la época del Siglo de Oro. Colabora en la actualidad con escritores españoles, y editoriales, así como asociaciones, librerías, y tiendas especializadas, en distintos proyectos y presentaciones.



Iago Urruela
(Burgos 1968). Leguleyo inacabado, apasionado por la historia y los libros, cualquier historia y casi cualquier libro... viajero en lo posible e imposible... amante de las artes de lucha, director de seguridad, escolta, instructor de armamento y tiro, entre algunas otras cosas no muy interesantes. Pero sobre todo padre.
Comenzó a jugar a esto del rol a mediados de los 80, y conoció Aquelarre recién salido de la imprenta. Y este juego se amarró bien a él y acompañó en muchos ratos. Buenos y malos. Este primer libro lo perdió allá por el año 93 en Jablanica, y no ha vuelto a comprarse esta primera edición por “pura rabia”... pero caerá.
Cree que el rol vale lo que vale una buena historia, un buen módulo, y para poder ofrecer estas historias a otros roleros creó el blog CrisóLúdico, y también como punto de reunión con algunos de estos roleros. Por desgracia, no funcionó y se retiró a su rincón en el blog las Sombras de Urruela, donde aún deja alguna cosa. Y alguna de estas cosas para Aquelarre son la ayuda Caput Castellae, la campaña La niebla, la ayuda para Villa y Corte de Batallas Navales en el siglo XVII, y el módulo El demonio de Lavapiés.